11/06/2020

GIGANTES

AURORA RUMÍ

De todos los proyectos de ilustración que tenemos el honor de compartir con los visitantes de nuestra tienda, uno destaca por méritos propios: Gigantes, de la artista almeriense Aurora Rumí.

Aunque cada una de las personas que se enamora de esta serie tendrá sus propios motivos para hacerlo, en La Pecera nos encanta por 3 cosas:

  1. Su combinación de técnicas de dibujo tradicional y pintura digital;
  2. Una paleta de colores brillante y luminosa;
  3. Sus aires a road movie de ciencia ficción.

Hace tiempo que queremos dedicarle este especial que hoy compartimos, con algunas de las GIGANTES de Aurora Rumí acompañadas por las palabras de María Rumí. Y para terminar, el texto que el crítico de arte David García elaboró para este proyecto feminista, imaginativo y colorido.

¡Que lo disfrutéis!

Texto de María Rumí

“W LC ME” es lo único que alcancé a descifrar en el viejo cartel oxidado. Apuntaba hacia un desvío donde solo se abría el desierto.

Los faros del coche solo me dejaban ver las líneas del asfalto. Todo alrededor era oscuridad.

Intuí a lo lejos unas colinas. Emergía de entre ellas un perfil que no conseguía entender. A medida que me iba acercando la silueta creció deformándose hasta tapar la escasa luna de aquella noche.

Bajé del coche y una inmensa sombra me cubrió por completo. Avancé unos pasos en la oscuridad y choqué con algo que resonó hueco y cansado, grave, como un gruñido de hierros. Siguiendo la textura de sus paredes lo bordeé a tientas.

Tuve que alzar mucho la vista para ver algo que no supe procesar al instante. Una mezcla de temor y deseo me dejó ahí clavada.

Fue entonces cuando supe que había encontrado lo que estaba buscando. Entre grava, desierto y oscuridad, por primera vez, estaba segura.

Texto de David García

No a todas las personas les gusta mirar hacia arriba. Es una de las maneras que tenemos de apreciar las jerarquías del mundo y de darnos cuenta de lo insignificantes que somos en la escala del universo.

Las Gigantes de Aurora Rumí son un desafío a esa escala. Sus propuestas no son rostros sino estructuras hercúleas. La figura humana se moldea aquí como soporte y modelo, no como un mensaje personal de cada expresión o de cada individuo.

El origen de este proyecto aconteció lejos de la vigilia. Rumí tuvo un sueño en el que recorría un espacio inmenso, vacío de límites o aristas. Tan extenso y luminoso que no poseía forma definida. A partir de ahí crea su propio escenario, un desierto de senderos solitarios y cruces de caminos, donde estructuras abandonadas se alzan como reclamo del viajero harto de vagar entre clubs de carretera.

La partida se ejecuta desde un lenguaje que aúna lo pop y lo cinematográfico, que recurre a forzados contrapicados que encontramos en la obra de Alex Prager y se deja fascinar por las modernas esfinges de Moebius en El Garaje Hermético.

Gigantes invita a un recorrido exento de audioguía, a un paseo por escenarios desolados en el que descubrir grandes ruinas de hierro y cartón piedra tan olvidadas como sacras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate